“Soy adicta al chocolate!”

Es normal que muchos de nosotros en algún momento hayamos dicho algo así! Pero en este articulo les quiero contar como paso de ser algo normal a ser algo adictiva mi relación con el chocolate. A ver, hace dos años aproximadamente pasé por una etapa de mucho estrés y por alguna razón comencé a tener un comportamiento que antes no tenia, cada vez que me sentía ansiosa en la oficina, cada vez que había una situación complicada en la que alguien hacia algo o estaban buscando un culpable por algo que había pasado, etc. Temas que no vale la pena mencionar en este articulo. Pero ustedes me entienden, cuando un ambiente de trabajo se vuelve súper pesado. Volviendo al tema, como yo me sentía super angustiada y estresada no podía llegar ni al miércoles sin desear comerme un plato de pasta enorme con pesto y 1 o 2 chocolates blancos, es decir, un atracón.

Como en aquellas épocas no me había certificado en nutrición y hacia lo mejor que podía con lo que sabia, luego pasaba a días donde apenas comía 1500 calorías y solo podía pensar en la próxima vez en la que me podría salir de la dieta. Por que en mi cuerpo la ansiedad nunca se iba.

Aunque esos tiempos ya pasaron, me había quedado el habito de comer chocolate blanco de una forma un poco compulsiva. ¿Cómo lo supe? Porque no podía NO elegir comerlo, era como que no podía elegir otra cosa, “necesitaba” comerlo. Tienes que tomar en cuenta que el azúcar ES adictiva. Hicieron un experimento con ratones y resultaron volverse mas adictos al azúcar que a la cocaína. Se que alguien que no ha pasado por un tema así con la ansiedad y la comida, le parecerá muy extraño. Pero alguien que ha experimentado tener una adicción a algo, si me entenderá. Me entenderá porque sabe que es esa sensación de que querer decir que no y no poder, no saber como controlar mis decisiones.

Hasta que un día me hice una sesión de coaching a mi misma, saque todos los pensamientos que tenía alrededor del chocolate y pude tomar la decisión de no comer más. Tal como decide un fumador no fumar más, como un alcohólico decide no beber mas. Decidí que tener esa relación súper compulsiva no era coherente con la persona que soy. Recuerda que no se trata del “objeto” en si, se trata de la cascada de emociones que sientes cuando tienes el habito negativo. Lo podrás identificar como ansiedad al principio, euforia en el momento y un sentimiento de culpa al final.

Independientemente del “objeto” puede ser comprar ropa, tomar alcohol, usar drogas, incluso hacer ejercicio en exceso, etc. Son hábitos que realizamos cuando estamos en situaciones de mucho estrés para sentirnos “bien”.

Honestamente me siento FELIZ con mi decisión y poder liberarme de ese circulo vicioso que venia tratando de romper desde hace mucho tiempo y ser libre para tomar las mejores decisiones para mi. Este no es el único habito negativo que he roto en mi vida, son muchos los que he dejado atrás y siempre estaré abierta a soltar todo aquello que funcione para tener esa vida en paz, alegría y abundancia que quiero para mi.

Con este articulo lo que quiero compartir con ustedes es que son cosas que quizás la mayoría no comente pero si creo que es importante porque en primer lugar si tu estas pasando por algo así, sepas que si se puede trabajar y deshacer y dos, porque mas allá de como te “veas” lo importante es quien eres. Como te ves a ti mismo, como te sientes contigo misma y con tus decisiones, eso es lo que importa y obviamente esa felicidad interior se reflejara en el exterior.

Si te sientes identificada con mi historia, no dudes en pedir información a info@zairenmindfit.com para que además de aprender como organizar tu alimentación puedas soltar esos hábitos que ya no te funcionan más en sesiones de coaching completamente gratuitas.

Back to Top
es_ESSpanish
es_ESSpanish
A %d blogueros les gusta esto: